Usted está aquí :Portada del sitio > Résolutions > STUTTGART (Baden-Württemberg - 21/04/2007)
STUTTGART (Baden-Württemberg - 21/04/2007)
Traductions disponibles : [ fr ] [ de ] [ it ] [ pt ] [ en ] [ hu ] [ bg ] [ cs ] [ ro ] [ el ] [ sl ]

Postura de la AREV sobre la reforma de la OCM Vino


Al federar unas 65 regiones europeas vitícolas de 15 países, es la AREV el portavoz de los decisores políticos así como de los representantes profesionales de sus miembros y, en dicha calidad, de una mayoría importante de los responsables de la viticultura europea.

Necesidad de la reforma

La AREV apoya los esfuerzos de la Comisión que tienden a reformar el mercado vitivinícola de la Unión europea y, dada la creciente globalización, a adaptarlo a las exigencias de la competencia de nuevos operadores en el mundo. En esta perspectiva, cabe reforzar y desarrollar las peculiaridades de la política vitivinícola europea, en especial su multi funcionalidad. Dado le carácter perenne de la viticultura, la AREV solicita la implementación – a través de la redistribución del actual presupuesto – de una política ofensiva y coherente que les asegure a los productores de vino y a todos los actores del mercado un marco jurídico que les otorgue seguridad a largo plazo. La AREV apoya los principios cardinales que el Parlamento europeo enunció en su postura adoptada sobre la reforma de la organización común del mercado.

Especificidad de la viticultura en la agricultura

La AREV subraya que la viticultura y el mercado del vino presentan muchas peculiaridades que hacen imprescindible una organización de mercado específica. Los instrumentos de la PAC, en especial el desacoplamiento de las ayudas, no se encuentran en adecuación con las exigencias de un sector dinámico orientado hacia el mercado como lo es el sector vitícola. La AREV se niega pues a que el mercado del vino quede sometido a una organización de mercado unitario, válida para todas las producciones agrícolas así como rechaza la transferencia de los medios del primer pilar al segundo pilar. En numerosas Regiones de Europa, la viticultura tiene una organización profesional separada e independiente de la agricultura por lo que resulta necesaria una reglamentación específica.

Diversidad de las viticulturas regionales en Europa

La viticultura y el vino modelan y preservan los paisajes de numerosas Regiones de Europa. La gran diversidad de la viticultura europea no puede tomarse en cuenta adecuadamente sino por una organización de mercado decentralizada. Por este motivo, la AREV exige que, en aplicación de los principios superiores de subsidiariedad y de responsabilización, se trasladen márgenes de actuación a las regiones y a las organizaciones profesionales regionales en la gestión de su política vitícola las Regiones deben tener la posibilidad de cogestionar el reparto de los subsidios europeos sin perder de vista el objetivo contemplado por la política agraria común. Es una disposición esencial que permite reconocer la diversidad regional en Europa y valorizarla como fortaleza del modelo europeo.

Igualmente, siendo muy diversos los métodos de vinificación y fruto de largas tradiciones, cabe mantenerlas sin dejar de estudiar, a base de las recomendaciones de la OIV, las prácticas innovadoras bajo la perspectiva del interés de los consumidores, de la mejora de la calidad, de la diferenciación de los productos y del refuerzo de la competitividad con los vinos de los países terceros.

Reglamentación de las plantaciones

La AREV rechaza la liberalización de las plantaciones en Europa, ya que ello induciría el abandono masivo de los viñedos que conocen condiciones de explotación difíciles y una deslocalización hacia las zonas favorables. Ello conllevaría pérdida de identidad irreparable para numerosas Regiones de Europa.

Necesidad de un observatorio de la viticultura

La AREV reitera su demanda de creación de un observatorio de la viticultura europea encargado de seguir, en el conjunto de las Regiones, la evolución de las superficies plantadas, de la producción, de la comercialización, del consumo así como el impacto socioeconómico de la viticultura sobre la ruralidad. Este observatorio permitirá prevenir las crisis que amenazan el mercado europeo y, sobre la base de los resultados de los estudios de mercado, desarrollar estrategias prometedoras para la viticultura europea. Para su realización, cabe aprovecharse de la competencia de la red de instituciones existentes.

Comunicación

La Comisión debe, en prioridad, crear las condiciones que permitan mejorar y reforzar la competitividad y la sostenibilidad del sector vitícola europeo tanto sobre el mercado interior como sobre el mercado mundial. Entre dichas medidas ofensivas figuran el apoyo a los esfuerzos tendientes a mejorar la calidad así como una política de comunicación activa - tanto en Europa como en el mundo – a favor del vino europeo y preconizando los beneficios para la salud de un consumo moderado y regular de vino (normas OMS) tal como lo recomiendan numerosos estudios científicos y médicos. Esto también va en el sentido de las exigencias de la Comisión y del Parlamento con vistas a una utilización responsable del alcohol y justifica, pues, el apoyo público a campañas de promoción a favor del vino.

Modelo europeo

Resulta sumamente importante reforzar las fortalezas y las estrategias de los productores de vino europeos. Entre éstas figura la tradición única de la viticultura europea, la preservación del sistema ecológico correspondiente así como la importancia económica, cultural y turística del sector que se funda sobre el estrecho vínculo entre el viticultor, el terruño y la denominación con sus reglamentos. Todo ello se refleja en las denominaciones de los vinos de calidad. Por ello no resulta juicioso modificar la presentación de la categoría de los vinos de mesa, ya que ello conlleva una debilitación de la posición de los vinos de calidad. La nivelación y la estandardización de los vinos, tal y como lo preconiza la Comisión según el modelo de los productores del Nuevo Mundo, no constituyen una solución de porvenir para Europa.

La viticultura y el sector vitícola desempeñan un papel económico esencial en numerosas Regiones europeas. Es el caso sobre todo en las Regiones donde no se ofrecen muchas alternativas en materia de producción agrícola, en especial en las zonas de montañas y de pendiente fuerte. El sector vitícola es creador de empleos y de valor añadido. Además, los viñedos conforman los paisajes y constituyen un elemento importante de la vida cultural rural. A tal título, son un factor esencial de la atracción turística de la Región. La importancia económica de la viticultura va, pues, para cualquiera Región que sea, mucho más allá del simple producto de la venta del vino.

Arranque

La AREV se opone al arranque masivo de superficies plantadas. Las medidas de arranque no tienen sentido sino allá donde sólo se pueden producir vinos de calidad menor sin salidas al mercado. El arranque debe resultar para el viticultor de una medida voluntaria. Son los Estados y las Regiones los que tienen que fijar su marco. Su financiación puede integrarse en el presupuesto nacional previsto en el presupuesto de la futura organización común del mercado. Además, los Estados y las Regiones no pueden implementar programas de arranque mientras no se tenga conocimiento exacto de las superficies efectivamente plantadas y ellos no hayan actuado para que se arranquen las plantaciones ilícitas.

Grado mínimo

El vino, tal como queda definido en la Carta del Vino de la AREV, es el producto de la vid. Ya que su grado resulta de la madurez vegetativa, la supresión del grado natural mínimo durante la vendimia afecta la calidad de los vinos.

Importaciones de mostos y vinos

Los mostos y los mostos concentrados no deben convertirse en una materia prima destinada a la producción de vinos anónimos. La AREV rechaza con la mayor firmeza la importación y la vinificación de mostos de países terceros para elaborar vinos en Europa – como el corte de vinos de países terceros con los vinos de la EU.

Destilaciones

La destilación de crisis ya no cumple su función inicial de instrumento de gestión de crisis. En cambio, los subsidios otorgados a la destilación de los subproductos, sobre todo de las heces, contribuyen a proteger el mercado del vino contra los fraudes y constituyen una medida ambiental importante. La AREV se declara también a favor de la posibilidad de eliminar subproductos mediante compostaje dominado, tal y como lo practican ya algunos Estados miembros.

Los subsidios relativos a la destilación del alcohol de boca pueden reducirse paulatinamente y desaparecer al cabo de unos años. Hubiera que seguir tomando en cuenta la producción tradicional de vinos mutados que disfrutan de denominaciones de origen controlado.

Organización Mundial del Comercio

La AREV se declara favorable a la apertura de los mercados en el mundo. Líder absoluto en el sector del vino, la Unión europea debe actuar en dicha calidad y usar de su posición de fuerza. Las mismas reglas del mercado deben aplicarse a todos. La EU debe cerciorarse de la aplicación de este principio, tanto en la reforma de la OCM como en los acuerdos bilaterales o multilaterales. En especial, debe luchar con energía contra las trabas aduaneras, las desventajas fiscales y el proteccionismo administrativo. La EU también debe empeñarse en defender, en Europa y en los países terceros, las indicaciones geográficas y las denominaciones de origen mediante la creación de un registro multilateral para los vinos y los espirituosos en el marco de las negociaciones de la OMC y de los acuerdos ADPIC.

Competencias institucionales

La AREV se opone en absoluto a cualquier traslado de competencias del Consejo a la Comisión.

Resolución adoptada a la unanimidad el 21 de abril de 2007 en la Sesión Plenaria de Stuttgart