Usted está aquí :Portada del sitio > Actualités > Intervención de Jean-Paul BACHY - Miércoles 7 noviembre 2012
Intervención de Jean-Paul BACHY - Miércoles 7 noviembre 2012
Traductions disponibles : [ fr ] [ en ] [ de ] [ it ] [ pt ] [ bg ] [ cs ] [ el ] [ hu ] [ ro ] [ sl ]


Estimados amigos:

El acto de hoy es una etapa importante en la necesaria movilización contra la supresión de los derechos de plantación. Su desarrollo se planteo en el marco del último congreso internación de la AREV que tuvo lugar en Turin el 11 de mayo 2012. Evidentemente no hemos esperado a otoño para dar a conocer nuestra posición y ello a todos los niveles. Se han adoptado otras iniciativas tanto a nivel regional como nacional. Pero los miembros de la AREV han estimado, por unanimidad, que dichos actos individuales deberían desembocar hacia una acción colectiva a la escala que mejor se adapta a nuestras reivindicaciones, es decir, a escala europea. Les doy las gracias por haber respondido a nuestro llamamiento, al igual que a nuestros amigos de Baviera que nos acogen esta mañana y se comprometieron a nuestro lado. Saludo a todos y cada uno de Ustedes. Son los representantes de 40 regiones procedentes de 13 países. Son los representantes de los sectores profesionales, pero hoy elegimos darles la palabra primero a los políticos.

Estimados amigos, Ustedes son los presidentes de importantes regiones vitícolas y los representantes de los profesionales les acompañan. La AREV es la única asociación internacional compuesta, a pie de igualdad, por cargos políticos y representantes profesionales de los territorios. Y su presencia lo muestra. Algunos han venido de muy lejos. Quisiera expresarles mi especial agradecimiento puesto que insistieron en estar presentes con nosotros esta mañana.

Ustedes tienen una historia, tradiciones que les son propias. Tienen tendencias políticas a menudo diferentes. Sin embargo, todos, desean expresar un compromiso con un concepto de viticultura que la Comisión cuestiona y quiere poner en entredicho. Sus tecnócratas no están abiertos a ningún argumento. Las condiciones en las que se desarrollan las reflexiones del grupo de alto nivel liderado por el Director general de Agricultura lo demuestran. La mejor respuesta a dicho bloqueo es nuestra acción y nuestra cohesión. No se trata, únicamente, de defender los intereses de las distintas categorías. Se trata, también y sobre todo, de promover el futuro de nuestros territorios. Más allá de las decenas de miles de explotaciones vitícolas son las regiones las que se ven amenazadas, centenares de puestos de trabajo en las actividades afines, en el turismo, en el campo de las actividades gastronómicas, el medio ambiente y la formación. También son concernidos por este debate los consumidores ya que vincular la calidad de un vino a su terroir de origen es garantía de una perfecta trazabilidad para el consumidor. Conocer lo que se consume es, en primer lugar, conocer el origen del producto y cómo se elabora, es conseguir que la viticultura mejore sus técnicas de producción reduciendo el uso de tratamientos químicos.

Es defender el medio ambiente, protección. También es proteger el consumidor y promover la calidad que es el principal argumento de venta de nuestros vinos en el mundo y cabe recordar aquí que representan 7 mil millones de euros de exportación para Europa, lo que no es desdeñable. El vínculo de nuestras regiones con sus territorios no es un dogma del pasado. Es la clave del futuro. La Comisión de Bruselas quiere dividirnos generando, en el seno de nuestros viñedos, un falso debate entre productores a los que acusa a veces de mantener posiciones defensivas, y distribuidores que juzga más abiertos a los mercados internacionales y por lo tanto partidarios de aumentar los volúmenes de producción. El estudio del Profesor Montaigne, solicitado por la AREV, demuestra que el control de los derechos no impide la adaptación al mercado. También pone en evidencia que en aquellos países donde no existen reglas, como es el caso de Australia, el mercado se desploma. Hay que arrancar vides lo que acaba con las pequeñas y medianas explotaciones. Evidentemente que surgirán conflictos de intereses entre productores y distribuidores, pero son ellos quienes tienen que resolverlos. Lo esencial es que, en su principio, el control del potencial de producción se mantenga más allá del 1° de enero de 2016. Si no es el caso, no habrá ningún tema de debate. Se plantarán vides en cualquier sitio y de cualquier manera. Los viñedos se trasladaran a cualquier otro punto del mundo y las regiones europeas afectadas compartirán la suerte de las cuencas industriales que se han quedado sin empleo y sin riqueza.

Cohesión y movilización son los grandes lemas de hoy. En un futuro habrá que ir todavía más lejos. Contamos con aliados en otros sectores agrícolas, también amenazados por la desregulación. Todas las producciones se ven afectadas, ya que lo que la Comisión quiere hacer con el sector vitícola lo puede hacer con las frutas y hortalizas o con cualquier otro sector. Las organizaciones profesionales, tanto nacionales como europeas han sido de una gran eficacia a la hora de dar a conocer el desarrollo de este acto. Tengo que agradecerles su colaboración.

Habrá otras iniciativas. Nuestro frente común debe abrirse a las organizaciones de defensa de los consumidores, a las asociaciones de defensa del medio ambiente ya que tanto unas como otras entienden y aprecian nuestro compromiso por nuestros territorios. Finalmente podemos contar con el apoyo de nuestros gobiernos y de numerosos parlamentaros nacionales y europeos. Algunos están en la sala. Les saludo. Muchos me han escrito manifestando su apoyo.

Es esencial que todas las regiones hagan causa común y que, más allá de su diversidad, se expresen con una única voz. Después de dar la palabra a los Presidentes y a los Ministros de las regiones vitícolas presentes en la sala, adoptaremos una declaración común. Redactada en estrecha colaboración con el Presidente del CEPV (comité económico profesional del vino): Aly Leonardy (Luxemburgo) y de su Vicepresidente Ettore Ponzo (Italia) esta declaración aglutina todos los argumentos y las tesis que los delegados políticos y profesionales de la AREV han unánimemente validado a lo largo de nuestras distintas sesiones y reuniones de los últimos cinco años. La misma será remitida a la Comisión europea, a los gobiernos de los estados miembros, al Consejo de Ministros de agricultura europeo, a los parlamentarios europeos y nacionales… y naturalmente a los miembros de la AREV, a los organismos profesionales, los periodistas cuya presencia masiva quiero saludar aquí. Se publicará pues ampliamente.

Vamos a prestar especial atención a la reacción del Comisario ante nuestra actuación así como a las propuestas finales del grupo de alto nivel en el mes de diciembre.

Apoyaremos todas las acciones en favor del mantenimiento de los derechos de plantación sin excluir, por ello, nuevas acciones de movilización.

¡La movilización de todos nosotros es, más que nunca, vital!